Compensación de la huella de carbono de tu viaje en avión

8 MIN READ

13 maneras de reducir la huella de carbono de tu oficina

Si se analiza el impacto medioambiental de una empresa, se ve que una parte proviene de operaciones empresariales como la fabricación, el transporte e incluso los viajes de negocios. Sin embargo, una parte importante de las emisiones de gases de efecto invernadero también suele proceder del lugar de trabajo de una organización.

Aunando los esfuerzos y las acciones de los empleados y los directores de una empresa, así como con una educación constante, es posible combatir el cambio climático con una oficina más neutra en carbono. Esto repercutirá positivamente en el entorno y no cabe duda de que tus clientes y empleados lo apreciarán. Dicho esto, echemos un vistazo a los pasos que se pueden dar para promover la sostenibilidad dentro del espacio de las oficinas.

1. Elige electrodomésticos ecológicos

Tanto si es al comprar nuevos equipos de oficina como al reemplazarlos, busca siempre las opciones más eficientes en función de su clasificación Energy Star. Elegir electrodomésticos que ahorren energía es una medida sencilla, pero muy efectiva, que puedes tomar para reducir drásticamente la huella de carbono de tu empresa. No solo le ahorrará al medioambiente una cantidad dañina de emisiones, sino que también verás los efectos de esta elección en tus facturas de consumo de energía.

2. Opta por una iluminación eficiente para la oficina

Otra forma relativamente sencilla pero extremadamente eficaz de hacer que tu oficina sea más ecológica es pasarte a una iluminación que requiera menos energía. Además de elegir bombillas led, maximizar la luz natural siempre es una gran idea, así como instalar sensores de movimiento que apaguen las luces cuando no se utilicen, además de luces regulables que se puedan ajustar a diferentes situaciones y necesidades de iluminación.

3. Optimiza la calefacción y el aire acondicionado

Las quejas sobre la temperatura de la oficina son muy habituales entre los empleados. Un análisis cuidadoso del termostato ideal para tu edificio es clave para tener un sistema de calefacción y refrigeración más eficiente desde el punto de vista energético, reducir la factura energética de tu empresa y garantizar el confort térmico de tus empleados.

4. Minimiza el desperdicio de alimentos

Se estima que un tercio de todos los alimentos producidos se pierde o se desperdicia, según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. ¿Cómo influye esto en las emisiones de carbono? Desperdiciar alimentos también significa desperdiciar toda la energía y los recursos utilizados para cultivarlos, producirlos, empaquetarlos y transportarlos. Además, cuando los alimentos se pudren producen metano, otro gas de efecto invernadero.

En el caso de que tu empresa tenga una cafetería, la cantidad de comida que se desperdicie puede ser enorme. Asegurarse de que la menor cantidad posible de alimentos se desperdicie debe ser una prioridad, pero incluso si lo es, lo mejor que tu empresa puede hacer es participar en programas que garanticen la donación de alimentos, el compostaje y la conversión de alimentos en piensos u otros productos.

5. Promueve una cultura sin papel

Hoy en día, en la mayoría de las empresas, es necesario imprimir muy pocos documentos. Cuando todo se mantiene en línea, en los correos electrónicos y en la nube, ¿por qué seguimos imprimiendo como si estuviésemos en 1999? Adoptar una política sin papel y asegurarse de que los empleados sean conscientes de ella influirá positiva e indudablemente en la reducción de las emisiones de CO₂ de tu empresa.

Un estudio de Multibriefs incluso ha demostrado que las empresas que eligen apostar por trabajar sin papel pueden ahorrarse una media de 80 $ por empleado. Y no se trata solo de los costes. No usar papel implica una mejor organización, más colaboración entre los empleados, mayor eficiencia y más seguridad.

6. Promueve el reciclaje de residuos

Anima a los empleados a reciclar sin dejar excusa alguna para no separar la basura correctamente. Asegúrate de que haya suficientes contenedores de reciclaje, de que las instrucciones sobre cómo separar los residuos estén claras y de que tus empleados sean conscientes de la importancia que tu empresa otorga al reciclaje.

7. Evita las tazas de café, los vasos, los cubiertos y los platos desechables

¿Sabías que se estima que 15 000 millones de tazas de café de papel se tiran cada año solo en EE. UU.? Ofrecer café gratis a tus empleados es una de las ventajas más apreciadas según la «Coffee Break Survey» de Keurig Green Mountain, pero produce emisiones de dióxido de carbono. La solución es bastante simple: reemplaza las tazas de café desechables por tazas reutilizables. Lo mismo ocurre con los vasos, los cubiertos y los platos. Está claro que no es una gran inversión para tu empresa, pero resulta muy positivo para el medioambiente.

8. Promueve desplazamientos más ecológicos

Los empleados que van a la oficina contribuyen a las emisiones de carbono de tu empresa y, de hecho, eso aumenta bastante la cifra. Tu empresa puede promover desplazamientos más ecológicos de muchas formas, desde fomentando que se vaya en bicicleta y el uso compartido de los coches hasta ofreciendo incentivos que reduzcan los costes del transporte público, pasando por la compra o el uso de vehículos eléctricos.

9. Utiliza baterías recargables

Pequeños electrodomésticos, mandos a distancia, calculadoras, radios, alarmas contra incendios… Todos estos aparatos necesitan baterías para funcionar. Sin embargo, el tipo de baterías utilizadas afecta al medioambiente. ¿Por qué limitarte a las pilas de un solo uso cuando puedes usar baterías recargables que puedes reutilizar cientos de veces?

10. Replantéate cómo te tomas el café

La bebida favorita de tus empleados no tiene por qué acarrear toneladas de residuos innecesarios ni métodos de producción intensivos y no respetuosos con el medioambiente. En lo tocante a hacer que el consumo de café de tu oficina sea más sostenible, tienes grandes iniciativas a tu alcance que van desde elegir café de comercio justo hasta prohibir las cápsulas de café no reciclables o incluso recurrir al compostaje del café molido.

11. Usa opciones de edificación eficientes en términos energéticos

Al considerar las grandes cantidades de energía que se usan en la iluminación, la calefacción y la refrigeración de una oficina, está claro que todo debería optimizarse para garantizar la eficiencia energética. Revisa y evalúa qué se puede mejorar en tu oficina en lo que se refiere al aislamiento y al uso de luz natural y artificial, así como al uso de energía y combustibles fósiles en comparación con la energía renovable. No hay excusa para desperdiciar energía si se puede evitar.

12. Ofrece alimentos y bebidas orgánicos y de comercio justo

Si tu organización proporciona alimentos y bebidas, asegúrate de que sean orgánicos y de que cuenten con la certificación Fairtrade siempre que sea posible. Esto garantiza que se han producido de la manera más sostenible posible, tanto en lo que respecta al cultivo de los alimentos como al ofrecimiento de un empleo justo a los productores locales de los países en desarrollo. Por otro lado, los empleados también apreciarán este gesto, y estarás apoyando su bienestar.

13. Reemplaza las botellas de agua por un filtro para el grifo

En el último puesto de la lista, veamos una gran fuente de residuos y emisiones de plástico: las botellas de agua. El agua es esencial, pero las botellas de plástico no. Cambiar el agua embotellada por agua filtrada tiene muchos beneficios: desde reducir los residuos plásticos hasta ahorrar costes y garantizar un suministro ilimitado de agua. Los filtros para el agua del grifo son fáciles de instalar y cuestan mucho menos que comprar agua embotellada.

A estas alturas, esperamos, serás más consciente de todas las posibilidades que tienes a mano para reducir las emisiones de carbono de tu oficina y hacer que su uso de la energía sea más eficiente. Recuerda: no importa lo pequeñas que puedan parecer tus acciones, ya que pueden tener un profundo efecto en nuestro planeta. Después de todo, tanto si eres una pequeña como una gran empresa, ¡puedes lograr un gran impacto con muy poco!