← Volver al blog

Volverás a viajar tras el coronavirus, pero no será igual

8 Ene 2021

Presentado por TravelPerk, la plataforma de viajes de negocios número uno.

Volverás a viajar tras el coronavirus, pero no será igual

La pandemia de coronavirus lo ha cambiado todo, y no solo a corto plazo. Más allá de la atención sanitaria, donde los héroes vestidos con batas siguen luchando en primera línea, pocas industrias se han visto tan golpeadas como el sector de los viajes. En mi empresa, las reservas se han reducido en más del 95 % y hemos creado un centro de recursos COVID-19 donde el personal de asistencia trabaja arduamente para asistir a viajeros y administradores. Sin embargo, no podemos ignorar la magnitud del problema. Hay países con la totalidad de su población confinada, aerolíneas que se han declarado en bancarrota, compañías de viajes que han despedido a gran parte de su plantilla y hoteles que se han convertido en hospitales. Cuando las cosas empiecen a volver a la “normalidad”, los viajes, especialmente los internacionales, van a ser muy diferentes. Estos son los cambios más importantes que creo que sucederán.

¿Cuándo se retomarán los viajes?

Es la pregunta del millón. Pero nadie lo sabe a ciencia cierta. Los viajes se irán retomando a lo largo de diferentes etapas y la libertad para hacerlos irá variando, tanto por países como por regiones. Además, hay muchos factores que influirán en este proceso, como si el distanciamiento social en los aviones es rentable para las aerolíneas o si las pruebas de anticuerpos son fiables para determinar si la inmunidad es duradera.

Esto es lo que creemos:

  • Los viajes nacionales comenzarán a retomarse alrededor de octubre.
  • Los viajes internacionales tardarán alrededor de 18 meses en retomarse.

1. Las filas en el control de inmigración serán más largas que nunca

Hoy podemos ver en China, Singapur y Corea del Sur que algunos países creen tener controlados los brotes, por lo que la mayor preocupación pasa por los contagios importados. Corea del Sur está obligando a todos los visitantes provenientes de Estados Unidos y Europa a realizar una cuarentena de dos semanas, sin importar que den negativo en la prueba de COVID-19. Y a aquellos que no son residentes permanentes se les envía directamente a un pabellón de aislamiento. Por su parte, los fabricantes de cámaras de detección de calor han experimentado un gran aumento en la demanda. Aun cuando los confinamientos estrictos en Europa terminen y volvamos a viajar, los países seguirán realizando test en sus fronteras. Si pensabas que la fila en el control de inmigración de JFK ya era una tortura, ten en cuenta lo que será ahora, incluyendo una prueba y su correspondiente espera por los resultados.

2. El pasaporte no será suficiente

Algunos países no aceptarán siquiera la posibilidad de realizar pruebas de coronavirus en sus fronteras, especialmente para aquellos viajeros provenientes de países con alta incidencia de contagios. La entrada será denegada a menos que se presente un certificado de inmunidad resultante de haber pasado la enfermedad o haber sido vacunado (una vez que la vacuna esté disponible). Las pulseras con códigos de barras, como las de la película Contagio, también son una posibilidad en un futuro.

Lo que es seguro es que, a corto plazo, los viajes deberán estar justificados. Los viajes de negocios deberán ser demostrados como una actividad económica y las compañías deberán minimizar el número de empleados que deban realizarlos. Probablemente, los países solo abran sus fronteras cuando existan motivos razonables y sea seguro permitir la entrada de viajeros. Esto puede significar la implementación de visados temporales y la presentación de una mayor cantidad de documentación para poder viajar.

ebook for managing travel post covid19

3. Viajar tendrá diferentes temporadas (y más caras)

Un artículo muy influyente del Imperial College de Londres especula que los gobiernos deberán ir estableciendo medidas estrictas y relajándolas para que las demandas de los sistemas de salud se puedan gestionar. Esto significa que habrá oportunidades para viajar durante algunas semanas o solo durante unos días. Aunque las aerolíneas estén desesperadas por volver a volar, el aforo estará limitado, por lo que podremos ver incrementos significativos en los precios durante esos períodos en los que se pueda viajar.

4. La recuperación será desigual

A día de hoy, sabemos que los factores que influyen en esta pandemia son muchos. Desde la duración o severidad de las medidas de aislamiento social, la robustez de los sistemas de salud, el clima, el azar u otros factores; todos contribuyen de algún modo a la propagación. Esto implica que algunos países o regiones se recuperarán antes que otros, por lo que se irán abriendo uno a uno.

Pero es difícil predecir cómo será esto. Por ejemplo, los contagios en Italia empezaron antes que en otros países europeos. ¿Podría esto significar que estará dentro de los primeros países en reabrir sus fronteras, como lo ha hecho China? ¿O esta horrible pesadilla que está atravesando el país llevará a una actitud más restrictiva a la hora de permitir la entrada de extranjeros?

5. Harás la maleta de otra manera

¿Has visto ese vídeo de TikTok donde un hombre saca una bolsa de toallitas húmedas y limpia minuciosamente su mesa y asiento antes de sentarse en el avión? Bueno, es algo que podrías estar haciendo muy pronto. Aunque no sea tan cómico, nos están instando a lavarnos las manos. Y la única manera de hacerlo cuando estamos lejos de un lavabo es con gel desinfectante. Es muy posible que las restricciones de líquidos para el equipaje de mano deban flexibilizarse, ya que muchos querrán viajar con recipientes de más de 100 ml, sobre todo para vuelos internacionales.

Además del gel desinfectante, podemos predecir que muchas más personas viajarán con mascarilla. Así como algunas compañías como Away fabricaron equipaje de mano de lujo, es muy probable que pronto veamos a influencers de Instagram llevando mascarillas a la última moda.

6. Marcarás esa casilla siempre que viajes

Estamos muy acostumbrados a que, cada vez que reservamos un billete de avión, debamos decidir si queremos añadir decenas de complementos más. Y, siendo honestos, casi todos nos saltamos todas esas casillas de embarque prioritario, equipaje extra, alquiler de coches o hasta selección de asientos. Pero hay una casilla que seguro que no nos saltaremos tan rápidamente, la que nos pregunta si queremos añadir un seguro de viaje. De todos modos, ten cuidado: a menudo este “seguro” no cubre una gran variedad de situaciones, como una pandemia. En este caso, para ponerse al día con esta nueva realidad que vivimos, los proveedores de las aerolíneas o las compañías de seguros deberían cambiar sus políticas.

En TravelPerk hemos reconocido esta necesidad de flexibilidad mucho antes de que empezara la crisis actual. Es por eso que hemos creado algo diferente y mejor que un seguro, FlexiPerk. Un servicio que te permitirá cancelar un viaje por cualquier motivo hasta pocas horas antes del despegue. Hemos experimentado una altísima demanda de FlexiPerk desde su lanzamiento. Y a partir de la crisis del coronavirus aún más.

7. La sociedad no te mirará con buenos ojos si estás enfermo

Aún aquellas personas que se han recuperado del coronavirus y tienen inmunidad (si es que el virus no muta demasiado) no querrán viajar estando resfriados. La situación actual y la convicción con la que el mundo está adoptando el distanciamiento físico hará que sea inaceptable viajar con un resfriado o cualquier síntoma. Si toses o estornudas en un aeropuerto o avión, prepárate para que se te claven las miradas más incisivas. Y este estigma social desanimará a mucha gente, que seguirá optando por no viajar una vez que los precios de los viajes se hayan estabilizado.

8. Preferirás el tren al avión

Al no haber control fronterizo, los viajes nacionales serán los primeros en retomarse. Y en la mayoría de los países, esos traslados pueden hacerse en tren. No solo estaremos en vías de recuperación (😉), sino que también serán los viajes más seguros. Los trenes van menos abarrotados, tienen ventanas que se pueden abrir y son mucho más respetuosos con el medioambiente. Una vez que las medidas de aislamiento se levanten, creo que muchos saldrán corriendo a coger un tren, simplemente porque podrán.

9. La calidad del aire será un elemento publicitario

¿Alguien sabe qué filtro de aire usa Lufthansa? ¿Y British Airways? ¿Korean Air? ¿Cuál es el modelo de Airbus con el aire más limpio? ¿Es verdad que hay menos microbios en el aire en los aviones Boeing? ¿No tienes ni idea? Bueno, hoy seguro no lo sabes, pero cuando volvamos a volar, las aerolíneas anunciarán a viva voz sus sistemas de filtrado de aire. Algunas ya han comenzado a enviar correos electrónicos a sus clientes explicándolo para que la gente deje de cancelar sus reservas. Dentro de poco, muchas personas se preguntarán lo mismo: ¿cuál es la calidad del aire a bordo?

ebook on travel management post covid19